jueves, 22 de febrero de 2018

DE PASIÓN FEMENINA A ESTILO DE VIDA.

Desde niño siempre me ha llamado la atención la ropa de mujer, quizás porque estaba rodeado de mujeres o porque realmente me gustaba y como niño que era no lo entendía.
Pasaron los años y al llegar a la adolescencia mi pasión por las prendas femeninas no desaparecía, al contrario, cada vez me apasionaba más. Pasar delante de un escaparate de lencería de mujer me resultaba fascinante. En la època de verano cuando los maniquíes se vestían con vestidos frescos, de tirantes, de prendas ligeras... mis ojos ya no sabìan a donde mirar.

Con el tiempo me fuí a vivir solo. En ese momento creí encontrar mi momento perfecto. Así fué. Mi casa era mi intimidad. Mi armario era solo para mì.
Cada vez que empezaba una temporada nueva, me compraba alguna prenda femenina. Ese primer año mi armario ya estaba lleno, no quedaba ni un hueco libre.

Salìa del trabajo me daba un paseo por las calles, miraba escaparates, me compraba alguna revista, y los fines de semana me iba algùn centro comercial. Era feliz solo con mirar escaparates.

Me acostumbré poco a poco a vivir mi pasión femenina sin miedo a que me vieran. Vivìa en mi casa, era dueño de mis cosas, entraba y salìa sin dar explicación a nadie. Era mi nuevo estilo de vida.

Al llegar a casa despuès del trabajo, quitaba mi ropa de hombre bien vestido, la guardaba en su armario y lo cerraba.
Me situaba delante de mi pasiòn femenina y allì daba rienda suelta a mi imaginaciòn. Probaba varias prendas, e incluso preparaba las prendas que me pondría los dìas siguientes.

Hoy toca falda corta vaquera y camiseta. De calzado me pondrè unas playeras, añadirè a este modelo unos pendientes de fantasía y varias pulseras finas de cuero con abalorios.
Vivía en el ùltimo piso con una terraza amplia. Me encantaba salir a ella, tomarme una cerveza bien fresquita, sentarme a tomar el aire, siempre vestido de mujer. Era un momento relajante, un poco de música ambientaba la situación. Reconozco que me faltaba algo, alguien con quien compartir ese momento tan agradable.

Desde aquella terraza me daba la sensaciòn de que apenas me vería alguien. La vista era muy buena, se veía toda la ciudad. Era un piso muy alto.
Un dìa de vuelta del trabajo, un chico joven se me acercó y se presentó.
- Me llamo Antonio, me dijo.
Le miré sorprendido, pues nunca le había visto. Se hizo un silencio y me volvió hablar.
- Creo que tenemos algo en común. Me dijo.
No salía de mi asombro, no sabía que contestarle, intentaba recordar si le habìa visto en algún lugar pero nada, mi mente estaba en blanco.
- Creo que tenemos algo en común. Me volvió a decir.
- Tienes una pasión femenina, te veo todos los dìas desde hace tiempo.
No sabía còmo reaccionar, rojo, amarillo, verde, me puse de todos los colores. !Ingenuo de mí que pensaba que nadie me veía!.
Este chico se va a burlar de mí, pensé temeroso.
- Por las noches sales a tu terraza vestido de mujer. Cerca de tí, hay una terraza donde otro chico también se viste de mujer, le encanta tomarse una copa de vino, disfrutar del momento, pero le falta alguien con quien compartir este estilo de vida que lleva.
- Me llamo Antonio y por el día trabajo como hombre en algo que me encanta, pero al llegar a casa, transformo mi vida normal en un estilo de vida que me apasiona. Vestirme con prendas de mujer, sentirme libre, còmodo. Te invito a mi casa cuando quieras, te enseño las ùltimas prendas que me he comprado y me das tu opiniòn. Si no te sientes còmodo conmigo, no vuelvas y haré como si nunca nos hubièramos visto, ¿te parece bien?.

La idea me parecìa estupenda, pero me puse tan nervioso que tartamudeaba, quería decirle que sí, y no era capaz. Mi rostro demostraba la alegrìa y èl enseguida se diò cuenta. Me miró sonriente, me diò su direcciòn y quedamos un viernes por la tarde.
Algo mágico había pasado en mi vida. Alguien con los mismos gustos que yo o al menos con una pasión femenina.
Este era mi momento y no lo iba a desperdiciar.
Allì estaré. -Dijo mi voz interior firme y contundente.

Aquel viernes tarde, acudí a mi cita puntual.

                         
                                                         ¿Te gusta esta historia?

Gracias por leerme.

martes, 20 de febrero de 2018

ANSIEDAD Y DEPRESIÒN EN UN HOMBRE FEMENINO.

Hace unos días leí un artículo muy interesante que además me impactò. Los problemas serios de esta sociedad son:    LA ANSIEDAD   y   LA DEPRESIÒN.
Seguimos viviendo pensando en el !qué diràn!. Vivimos intentando cumplir las normas que nos impone la sociedad, sin importarnos què es lo que realmente queremos.

En este tema entran los hombres femeninos, los hombres a los que les gusta vestirse de mujer.

No hace falta salir a la calle y contarle a todo el mundo que me gusta vestirme de mujer. No hace falta entrar en una tienda y contárselo a la dependienta.
Contar nuestros gustos o nuestras intimidades es algo muy personal, va con la personalidad de cada uno.

Me duele leer las palabras de algùn hombre femenino cuando cuenta lo triste que se siente por no poder compartir su pasión. Saber que si lo intenta decir, será motivo de burla.
Todos tenemos derecho a tener secretos.
Es triste cuando alguien quiere demostrar su pasión por algo, contarlo a los cuatro vientos para demostrar que no le importa lo que diga la gente. Màs tarde te enteras de lo que sufre en su casa.

Todos somos muy válidos, cada cual tiene sus cualidades, virtudes.

Si te encuentras en un lugar determinado y ves que no encajas, es muy sencillo, vete de ahí. Se amable, educado y piensa que ese no es tu sitio. No intentes encajar donde no puedes, no cambies tu personalidad por algo que realmente no te gusta. Hay mucha gente que tiene los mismos gustos que tú, solo que aún no los has conocido.

Me niego a pensar que los hombres femeninos que me leen, sufren de ansiedad por no poder expresarse.
Este es un blog para el hombre femenino. Un blog donde se habla de lencería, moda, cosmética...

Fuera la DEPRESIÓN, fuera la ANSIEDAD.

Vestirse de mujer no solo es ponerse una falda, unas medias. Deberíamos de saber los tejidos, algodòn, lycra... por un motivo en concreto, cada tejido asienta en nuestro cuerpo de una manera concreta. Cada tejido tiene unos cuidados específicos.

Soy experta en lencería y hace mucho que no explico los tejidos, què son, còmo cuidarlos...
Creo que ya es hora de aportar mis conocimientos.


                                                             !Cuéntame tu historia!

Gracias por leerme.

domingo, 18 de febrero de 2018

ME VISTO DE MUJER, ¿Y QUÉ?.

Tener una pasión y disfrutar de ella es maravilloso, si además la podemos compartir con alguien, ya sean amigos, familiares... eso ya es lo máximo.
Las personas nos consideramos solidarias, comprensivas, pero siempre dentro de nuestros gustos. 

Cuando conocemos a alguien que tiene unos gustos fuera de lo establecido, tenemos un sentimiento de asombro en el momento en el que te enteras de esa pasión. Por miedo hacer daño, asientes e intentas disimular.  El problema viene cuando no sabemos aceptarlo, nos parece algo fuera de lugar e incomprensible. Nuestro interior rechaza ese gusto e incluso en muchos casos hay gente que se burla.

Es muy triste no poder compartir tus gustos, ya sean raros, extraños... para las normas que nos impone la sociedad, no para las personas.
En este blog pretendo contar vuestras historias con sentimiento. Es un placer sentir la confianza que depositais en mí. Leer vuestros comentarios me fascina. Vuestra sensibilidad para contar esa pasión me encanta.

Hay que ser muy valiente para contar algo aunque sea detrás de una pantalla, nunca sabes quien te puede estar leyendo.

Me visto de mujer, ¿y qué?. Hace años fué uno de mis artículos y hoy seguiré escribiendo y diciendo lo mismo:      ME VISTO DE MUJER, ¿Y QUÉ?.



                                                      ¿Cuál es tu prenda favorita?

Gracias por leerme.

ME VISTO DE MUJER, ES MI PASIÓN.

Pasa el tiempo, pasan los años. Me gusta vestirme de mujer. Creí que sería algo pasajero. Esto durará un tiempo, me dije a mi mismo. Los días, los meses, los años fueron pasando y mi pasión por la ropa de mujer sigue en mi mente. Cada vez que lo pienso me ruborizo.
No puedo evitar sentir una atracción muy fuerte por vestirme de mujer.

Unas medias, unos tacones son mi pasión.

Por la noche cuando el día termina, me siento a relajarme. Mi mente empieza a imaginar que zapato me pondría en ese momento. Unos tacones muy altos no serían apropiados, estoy agotado, pero quizás un zapato fino, liso, que combine con todo, una falda, un vestido.
Puede que lo mejor sea un vestido de raso cómodo que me haga sentir ligero, le añado un zapatito bajo de color liso. Ya está, ya encontré mi momento.

Me voy a mi vestidor y busco entre mis prendas. Ahí está, este es el vestido de raso que mi mente se imaginaba. Color rosa pastel, de tirante fino. Me pongo una chaquetilla de algodón a juego con el vestido. Busco entre mis zapatos y sin mucho esfuerzo encuentro mis zapatitos finos del mismo color del vestido.
Frente al espejo me miro una y otra vez, pero me falta algo. Parece que no me siento bien.
Ya lo sé, un colgante con un corazón rosa y en mi mano un anillo que combina a la perfección con el colgante.
Ahora sí. Soy yo, ya estoy relajado, listo para disfrutar del mejor momento del día, vestirme de mujer.


                                                         ¿Cuál es tu momento más feliz?

Gracias por leerme.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

SER MUJER ES DIFICIL.

En esta sociedad es difícil ser mujer. Han pasado muchos, muchos, pero que muchos años y aún seguimos con las mismas ideas sobre las mujeres.
La vida ha ido evolucionando, nuestros pensamientos no son tan radicales. A veces no sé si este machismo lo infundimos nosotras las mujeres o es la sociedad la que le interesa que siga existiendo.

Como mujer tienes que ser maravillosa en todo momento. Perfecta tanto de día como de noche. Atender correctamente a tus hijos, tener un aspecto impecable, un buen trabajo, tu casa totalmente ordenada, limpia y por supuesto ser buena cocinera, por si esto fuera poco, añadimos, la esposa perfecta.

Lo siento mundo, pero esto me produce asco, enfado, no lo puedo soportar.

Una mujer debe de ser como ella quiera. No tengo que levantarme por las mañanas peinarme y vestirme como si fuera de fiesta todos los días. No quiero llegar a casa y ponerme a limpiar y cocinar, quiero llegar a mi casa y sentarme, poner los pies encima de la mesa, gritar: ¡por fin ya estoy en casa!.

Creo que esta sociedad está retrocediendo a pasos agigantados, volvemos a juzgar a las mujeres por su aspecto y solo por su aspecto.
En alguna ocasión he escuchado: "mírala, sin maquillar, no viste nada bien"; " ésta no hace nada, todo el día de paseo con los niños, ¡qué vida se pega!"; "su marido trabajando y ella sin hacer nada"...

Una mujer debe de tener la libertad de hacer con su vida lo que quiera.
Una mujer tiene derecho a decidir lo que quiere hacer en su vida.
Una mujer es mujer, cuando es feliz con la vida que ha elegido.

La sociedad no me tiene que decir lo que tengo que hacer, yo decido mi vida.
Me revelo ante todas las normas impuestas, quiero ser yo y nada mas que yo. Nadie tiene el derecho de juzgar a nadie.

No quiero ser como las demás, quiero ser yo misma.


Ser mujer es difícil.
 !habrá que tomarlo con humor¡.


Gracias por leerme.

lunes, 17 de abril de 2017

MUJER EMPRENDEDORA

La vida da muchas vueltas, estudias algo que te gusta muchísimo y acabas trabajando de todo lo contrario. Llegué a la lencería por casualidad. Descubrí que me gustaba, mejor dicho, !me encanta!.
Dentro del tema lencería llegué también por casualidad a un tema no menos interesante, el sexo.

El sexo en este país es un tema tabú. Hablamos de modernidad, sociedad avanzada, libertad de expresión... No es cierto, está casi prohibido hablar de ello. No oyes a nadie contar sus problemas, pedir opinión. Considero que está mal visto.

Hace muchos años que escribo en el blog, me envían correos contándome sus dudas, no solo sobre lencería, también sobre sexo. Me doy cuenta que las personas tomamos el sexo como el amor hacia nuestras parejas. En la calle el sexo se lleva a algo mas lujurioso, sucio.

Comencé con el sex shop por su lencería atrevida, provocativa. Son prendas que en tienda física se demandan pero luego no se atreven a comprar, tanto hombres como mujeres.
Internet tiene ese lado íntimo, aquí si se vende, se demanda y se preguntan dudas. Me gusta responder dudas, me ayuda a mí, aprendo con los clientes y ellos conmigo.

El sexo es una asignatura pendiente en nuestro país. Me leo todos los libros que puedo, busco información, intento aprender constantemente. Quiero dar toda la información posible.

En el blog "doblesexy.com" poco a poco voy escribiendo sobre vuestras dudas. Está en un formato nuevo, aún meto la pata publicando. Es increíble lo que avanza la tecnología.

Mi intención en este blog "doblesexy.com", es contar los problemas de sexo de forma natural, suave, con un lenguaje coloquial, dando soluciones que se pueden comprar desde el blog, o soluciones que se pueden leer. Intento ayudar, colaborar en solucionar aquellos problemas que nos atormentan a todos y a todas. El sexo no es solo preocupación del hombre, también preocupa a las mujeres y cada vez mas. A las mujeres nos gusta saber de sexo, sentirnos bien con nuestro cuerpo.

Un hombre femenino no se atreve a contar sus dudas sobre la ropa íntima, ¿a quién le digo que me gusta vestirme de mujer?. La mujer no se atreve hablar de su sexualidad, ¿a quién le digo que me preocupa la relación con mi pareja?.

Informaré sobre la cantidad de artículos que disponemos hoy en día para una vida sexual satisfactoria. Si hiciera una encuesta en la calle, la mayoría de la población no sabría para que sirven ni la mitad de los productos. Son productos muy asequibles, al alcance de todos, muy fácil de usar y sino sabes, me preguntas aunque solo sea por curiosidad.



www.doblesexy.com para amantes de la lencería y el buen placer.

Gracias por seguirme.
Deseando leer vuestras preguntas.

jueves, 23 de febrero de 2017

UN DIA SEXY.

Salí el viernes por la noche, así sin pensarlo. Llegué del trabajo agotado, no me apetecía nada y me apetecía todo. Me encontraba extraño, no sé como explicarlo, me senté, me levanté, preparé cena, me vuelvo a sentar. Estaba totalmente ajetreado.
Sin pensarlo más me fuí al armario, abrí las puertas de par en par y me dije: ahora te vistes con las prendas que mas te gusten, verás como te relajas.
Así fué.

Empecé por unos leggins muy ajustados, unas botas altas con buen tacón. Reconozco que solo con esto ya me sentía otra persona, comencé a relajarme, a sentirme cómoda, empezaba a ser yo.
Quizá vestirme con estas prendas, era lo que necesitaba.
Me puse delante del espejo, mirándome bien una y otra vez. Volví al armario, busqué la prenda que me faltaba, blanco, rosa, verde... No me decido. Ya lo sé, rojo. Leggins negros, botas altas negras, vestido rojo.
Escote asimétrico, de largo solo hasta mi cadera, insinuante, sexy. Perfecta.
Mirándome bien al espejo repetí en voz alta, así me gusta verte. Sexy, rompedora.

Ahora que ya  me siento bien, me voy a tomar algo, charlar con unas amigas y compartir gustos y sobretodo hablar de mi nueva tienda, www.doblesexy.com.

No te olvides en tus malos momentos de vestirte con las prendas que mas te gustan, te hacen sentirte mejor, te levantan el ánimo.

Gracias por leerme.

www.doblesexy.com
Para amantes de la lencería y el buen placer.




jueves, 16 de febrero de 2017

ME SIENTO DOBLE SEXY.

Hoy hace un día soleado, es una mañana perfecta para resolver un montón de gestiones pendientes. Me aseo, desayuno, me voy al armario y empiezo con el primer problema.
La primera prenda que encuentro en mi armario es un vestido super sexy. Lo recibí ayer a última hora, con las prisas lo guardé sin mirar. Ahora que tengo que salir a la calle, no puedo, imposible cerrar el armario y no probarlo. Es divino, es ideal.

Lo pienso una y otra vez, pero no puedo resistir la tentación. Me lo voy a probar, son cinco minutos, un momento.

Cada vez que recibo una prenda nueva me pongo tan nervioso que intento hacerlo despacio, con delicadeza.
!No me lo puedo creer!, me veo perfecta. Me miro al espejo, me vuelvo a mirar,  me encanta, me siento doble sexy, por mi parte femenina y mi parte masculina.

Se ajusta a mis curvas, el largo perfecto, es sexy.

Miro el reloj, aún tengo algo de tiempo, así que no lo pienso mas, me pondré unos zapatos de tacón, altos, que estilicen mis piernas, estas piernas musculosas de hombre.
Vuelvo al espejo, delante de él admiro lo bien que me sienta. Perfecta combinación. Ya puestos buscaré un collar, de perlas, largo, quizás unos guantes, blancos satinados, que destaquen.

Divina, me siento divina, perfecta, maravillosa, no tengo palabras. Esta noche volveré a probármelo. Depilaré mis piernas, echaré crema, me pondré unas finas medias.
Seré yo de nuevo, otra vez femenina, el hombre mas femenino.

www.doblesexy.com
Para amantes de la lencería y el buen placer.

Gracias por seguirme.

viernes, 10 de febrero de 2017

DOBLE SEXY

Doblesexy.com no es solo una tienda on line, es mi proyecto, algo que está comenzando muy despacito. Las cosas deben ir despacio, con calma, procurando que lo que se haga, salga bien.
Es una tienda on line para vender lencería sexy, elegante, provocativa. Para amantes de la lencería y el buen placer.
En ella hay un blog, en el que escribo sobre lencería, amor y salud, todo ello va unido.
Cuando disfrutamos de algo que nos gusta, nos sentimos bien.
Los envios son tan discretos que ni el mensajero sabe lo que lleva el paquete.
Es un proyecto que empieza con la mejor de las intenciones.
Es mi pasión por la lencería.
Hay mucho trabajo por hacer. Muchos temas que investigar.
Historias que contar, basadas en vuestros comentarios.
La parte erótica es un complemento. Visítala. Aquí encontrarás artículos para disfrutar con tu pareja o en solitario.

DOBLESEXY.COM  para amantes de la lencería y el buen placer.

http://www.doblesexy.com

Gracias por seguirme.

lunes, 23 de enero de 2017

CROSSDRESSER.


Hay un sentimiento dificil de explicar, no sé si llamarlo sentimiento o situación, depende de como se mire. Es facil hablar de una pasión común o diferente, con alguien que comparte lo mismo o no.
Me gusta vestirme de mujer, algo que hoy en día recibe el nombre de "CROSSDRESSER" y a su práctica la llaman "CROSSDRESSING".
Son términos que dichos de primeras casi nadie sabe lo que es, pero suena bien.
Crossdresser es el hombre que le gusta vestirse de mujer sin llegar a ser travesti.
Crossdressing es llevar a la práctica esta pasión.

Si tuviera que explicarle a mi pareja que soy crossdresser no sabría como empezar, quizás por miedo a su reacción.
Si nos ponemos en el caso contrario, es decir, sería ella la que le gustaría vestirse de hombre, pero solo en momentos determinados o incluso salir a la calle vestida de hombre. Así de primeras no sé como sería mi reacción. Sentarme un momento a reflexionar y pensar en ello me puede ayudar a como decírselo.
De verdad que es algo que no sé por donde empezar.
Puedes escribirlo como una poesía, una historia de un conocido o directamente decirle la verdad.
Las primeras palabras serían las mas difíciles. Su cara de asombro me cortaría la respiración.

En algún momento debería de decirlo, yo, tú y cualquiera de nosotras, solo por el hecho de poder disfrutar de esa pasión sin tener que esconderme.
Ella me daría consejos, yo le explicaría mis gustos y un montón de cosas que se me ocurren y me invaden la cabeza, se me llena de tantas cosas que hasta yo sola me lío.

Quizás continue con mi poesía, mi forma de expresarme, mi manera de contar esta pasión. Quizá deje esto para otro momento. Si me gustaría escuchar diferentes versiones, lo reconzco.

Aquí dejo este pensamiento en voz alta.

Gracias por leerme.

sábado, 21 de enero de 2017

ALGO DE MÍ.

Me levanté por la mañana y hacía un frío espantoso. Solo a mí se me ocurre dormir con un camisón de verano. Hacía tiempo que no lo usaba y ayer ordenando la cómoda lo encontré.
Cuando lo ví creí volverme loca. No me acordaba de tí, le dije mirándolo con asombro.
Con suavidad me lo puse, volver a sentir esa tela suave tocar mi cuerpo me hizo perder el sentido. No me importa que haga frío, no me importa nada, pero hoy volveré a dormir contigo.
Con mi camisón me senté en el sofá, me puse un té calentito, vi mi serie favorita y al acabar, orgullosa me fuí a la cama con él.
Fué una sensación tan maravillosa que enseguida me dormí. No sé con que soñé, no recuerdo nada de la noche, solo sé que pasó tan rápido que ya es de día.

Hacía tanto frío por la mañana que enseguida fuí consciente de mi prenda.

Ya toca el desayuno, ir al trabajo, uff, hoy será un día largo.


Gracias por leerme.

lunes, 9 de enero de 2017

AÑO NUEVO, VIDA NUEVA.




Con la entrada de un nuevo año solemos decir "año nuevo, vida nueva". Así será.
Ya han pasado las fiestas, todo vuelve a la normalidad, mis peques ya empiezan nuevo trimestre en el cole. Comienza un nuevo año.

Hay nuevos temas de los que tendremos que hablar. Mensajes nuevos que tengo que leer y me encanta, luego yo los transformo en historias. No dejeis de escribirme.
Será un año cargado de mucha actividad. Empezaremos el año con optimismo.

Cuento con todas vosotras.

SOIS ESPECIALES, SOIS LAS MEJORES.

Noelia.

sábado, 10 de diciembre de 2016

ACEPTAR AL HOMBRE FEMENINO.

Creo que un hombre femenino no necesita ser aceptado porque sí, creo que lo que realmente busca es ser aceptada esa pasión que tiene. Compartirla con mas personas afines a él. Ser escuchado, comprendido.
No es un tema sencillo, de verdad os digo que es algo bastante complicado. Siempre está de por medio lo que la sociedad enseña y te obliga. Es como si tuvieramos que ser de un bando o de otro, blanco o negro, no hay mas opción.
Quizá mi mente no valga solo para una idea, puede que necesite varias ideas y por eso me gusta leer vuestros comentarios o los mensajes que me dejáis en el correo.
No importa quien se pone unas medias o una falda, lo que importa es ponerla bien, que te siente bien. Cada cuerpo es diferente, cada persona tiene sus gustos.
Vivimos en un mundo de apariencia que nos hace olvidarnos de lo que realmente nos apasiona. 
Es una pena que no seamos mas libres. 
Hace unos años me alejé de la ciudad, no mucho, pero suficiente como para notar la diferencia.
Vivamos donde vivamos, las personas tienen sus costumbres y eso no cambia, nuestras enseñanzas son igual donde hay mucha gente que donde hay poca.
Cuando subo a la ciudad me siento una extraña, me molesta el ruido, el ajetreo. Me doy cuenta del patrón que sigue la gente. Me gusta sentarme en el centro de la ciudad, ver a la gente pasar y te das cuenta que somos todos repetidos.
Sin embargo, si miras persona por persona te das cuenta de que somos muy variados. Intentamos hacer todos lo mismo, pero cuando alguien no está conforme con lo marcado por esta sociedad, se nota. Camina entre la gente como si no se notara, pero hay algo que lo diferencia del resto.

Gracias por leerme.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

LA TIENDA DEL HOMBRE FEMENINO EN FACEBOOK.ar

Estamos en Facebook, no sé si será buena idea.
Lo que me gusta de este blog es la sensación de tranquilidad. Un lugar donde escribir sentimientos, ideas, ocurrencias...
Me gusta escribir todo aquello que me pasa por la cabeza y exponer los comentarios de las personas que me escriben al correo. Intento ponerme en su lugar, expresar sus sentimientos y contarlos como si fuera una historia inventada, aunque en mis palabras no hay nada inventado, solo testimonios de personas a las que respeto y admiro.
Mi intención en facebook es contar novedades, publicar fotos... en ningún momento exponer nuestras vidas, simplemente un lugar en las redes sociales donde estar mas conectados.

Nuestro lugar en  Facebook se llama "latiendadelhombrefemenino".

La foto de portada son tulipanes amarillos, parece una foto de primavera. Me parece una foto alegre, llena de luz, como debe ser nuestro espacio en las redes sociales.

Os invito a visitar la página y darle a me gusta.

Gracias por seguirme.

sábado, 19 de noviembre de 2016

UN DÍA MAS.

Y me levanté por la mañana creyendo que todo había sido un sueño, miré a mi alrededor, solo estábamos mi habitación y yo.
Me senté sobre mi cama y me puse a pensar a la vez que observaba mi cuarto.
Unas medias, un corsé, unos tacones muy finos, unas braguitas de encaje, demasiadas cosas que me fascinan pero que no comprendía.
Miré el corsé, lo volví a mirar, es precioso, divino, perfecto.
Empecé a recordar, a sentirme bien. Me entraron las ganas de probarme toda esa ropa y eso hice. No sabía que ponerme. Suavemente me fuí subiendo las medias, con mucho cuidado de no romperlas. Ahora el corsé. Es perfecto, me dije a mi mismo, me puse delante del espejo y quise enloquecer. Divina estoy, me encanta. Un momento, me faltan los tacones. Ya está todo.

Gracias por leerme.