sábado, 19 de noviembre de 2016

UN DÍA MAS.

Y me levanté por la mañana creyendo que todo había sido un sueño, miré a mi alrededor, solo estábamos mi habitación y yo.
Me senté sobre mi cama y me puse a pensar a la vez que observaba mi cuarto.
Unas medias, un corsé, unos tacones muy finos, unas braguitas de encaje, demasiadas cosas que me fascinan pero que no comprendía.
Miré el corsé, lo volví a mirar, es precioso, divino, perfecto.
Empecé a recordar, a sentirme bien. Me entraron las ganas de probarme toda esa ropa y eso hice. No sabía que ponerme. Suavemente me fuí subiendo las medias, con mucho cuidado de no romperlas. Ahora el corsé. Es perfecto, me dije a mi mismo, me puse delante del espejo y quise enloquecer. Divina estoy, me encanta. Un momento, me faltan los tacones. Ya está todo.

Gracias por leerme.
 

1 comentario:

Anónimo dijo...

Precioso me encanta esa descripción me identifico en ella besos tu amiga alexia